martes, 2 de noviembre de 2010

¿Por qué dejar de fumar?

Cuando tenía 15 años (edad en la cual a los muchachos ya se les considera adultos en los pueblos) mi padre descubrió que yo fumaba, entonces se acercó a mí y me dijo:


-Veo que ya fumas, y como yo no he sido un buen ejemplo, pues no te lo puedo prohibir, sin embargo, te doy permiso a que fumes delante de mí, pues prefiero que fumes uno o dos cigarrillos al día, a que te guardes a fumar en el techo de la casa toda la cajetilla-

¿Se imaginan el daño que se genera en un adolescente al fumar a tan temprana edad?

Pues sucede exactamente lo mismo cuando ustedes fuman y convierten a sus hijos en fumadores pasivos.

Recuerdo que lo difícil no fue aprender a fumar. Uno aprende por imitación, por buscar identidad en la adolescencia, por que se crece en un hogar en donde existen fumadores, etc. Incluso, aprendes técnicas para disimular el olor que el cigarro deja en tu aliento (mascar papel de bolsa de pan, mascar hojas de naranja o limón, mascar limones enteros, incluso mascar chicles en grandes cantidades) todo esto para no ser “pillados en la “travesura” de fumar.
Tampoco me fue difícil dejar de fumar, lo pude dejar de un día a otro. Lo que en realidad resulto difícil, fue el hecho de que mis amigos y familiares aceptaran que dejé de fumar, pues me insistían y me ofrecían cigarrillos.
¿No me querían? ¿No me apreciaban?, por supuesto que sí, pero sucede que el ADICTO al tabaco tiene que buscar la aceptación y compartir su sentido de culpabilidad.

Está palabra suena muy fuerte: ADICTO, pero es la correcta, pues el tabaco es una de las drogas permitidas social y legalmente que más daño provoca en la salud. Como cualquier adicción, genera dependencia que hace más difícil dejar este hábito.

Hace muy pocos años, se generó por disposición oficial gubernamental, la prohibición de fumar en lugares cerrados, decreto adecuado pero incompleto, pues aunque se protege a los no fumadores, se dejó desprotegidos a los adictos al tabaco, pues no se creo ni un solo programa de apoyo para estos, únicamente se dispuso que las cajetillas de cigarrillos llevaran la leyenda de que “el fumar causa cáncer” ¿acaso el que fuma desconoce esto? Por supuesto que lo sabe. El pensar en los no fumadores y dejar a un lado a los adictos tiene un nombre: DISCRIMINACION.

Actualmente está a punto de entrar una nueva ley que consiste en poner un cargo extra a las cajetillas de cigarros. Dinero que va a servir para atender a pacientes con problemas secundarios a fumar, pero ¿y la limitación del daño en los fumadores? ¿A caso no saben las autoridades que el adicto a como dé lugar debe conseguir la sustancia que necesita? ¿Qué va a suceder entonces? Pues que la gente va a comprar cigarros más baratos, o que la piratería va a introducir cigarrillos libres de aranceles, que los hace más baratos.

¿Por qué tapar el pozo cuando el niño se ahoga? Mejor enseñemos, eduquemos, prevengamos desde la misma infancia, desde el seno de nuestro hogar, desde la escuela, en nuestro círculo social. La mejor prevención se hace en familia, de padres a hijos, predicando con el ejemplo.
No caigamos en el error de pensar que el cigarro no nos va hacer daño, de creer que fumando fuera de casa evitamos problemas de salud a nuestra familia, que se convierten en fumadores pasivos.

Les comparto una triste experiencia personal:

Desde que tengo uso de razón vi a mi padre con un cigarrillo en la mano. Muchas veces le insistí en que dejara de fumar, incluso, dejé de fumar para así motivarlo con mi ejemplo. Todo fue inútil. Actualmente mi papá utiliza pañal, tiene severos problemas de salud secundarios a una embolia cerebral, derivado todo de un responsable silencioso: El cigarro.

A continuación les dejo a su consideración, un texto que recuperé (y enriquecí) en uno de los pasillos de mi centro de trabajo. Desafortunadamente este tríptico no tenía autor, solo puedo decir que fue realizado en el Instituto Mexicano del Seguro Social. Espero les sea de utilidad.

El tabaquismo es una drogo-adicción causada por la nicotina contenida en los cigarrillos.

El tabaco es una planta originaria de América. En el siglo XV se exportó a Europa y de ahí su uso se extendió a todo el mundo.

El tabaquismo es una epidemia mundial, causa 5.4 millones de muertes anualmente. En México 3 de cada 10 personas fuman desde los 12 años.
Causa la muerte de una persona cada 10 minutos (165 personas al día). El tabaquismo es una enfermedad, no un hábito.

¿Qué hace la nicotina al cuerpo? Cuando una persona fuma un cigarrillo, el cuerpo responde inmediatamente a la nicotina química en el humo. La nicotina causa un aumento a corto plazo en la presión arterial, el ritmo cardíaco y el flujo de sangre del corazón. También hace las arterias mas estrechas. El humo incluye el monóxido de carbono, que reduce la cantidad de oxígeno que la sangre puede llevar. Esto, combinado con los efectos de la nicotina, crea un desequilibrio entre la demanda para el oxígeno por las células y la cantidad de oxígeno que la sangre puede suministrar. (http://www.americanheart.org/presenter.jhtml?identifier=4753)


La nicotina es una sustancia sumamente adictiva contenida en el cigarrillo, pero también contiene otras substancias con acción venenosa como lo son: Arsénico, Metanol, Amoniaco, Monóxido de Carbono, Cadmio y Formaldehído. Cada vez que inhalas el humo del tabaco, grandes cantidades de estos químicos envenenan tu sangre a través de tus pulmones.

El Enfisema Pulmonar es una enfermedad que rompe los delicados alvéolos
pulmonares que es donde se realiza el cambio de oxígeno por bióxido de carbono de la respiración.

Además, el tabaco es la causa de:
 9 de cada 10 tumores pulmonares. La principal causa de cáncer de pulmón es el tabaco.
 5 de cada 10 personas que tienen un infarto del corazón
 5 de cada 10 personas que tienen insuficiencia cardiaca
 Es causa importante de cáncer de laringe y vejiga
 Ateroesclerosis de las arterias coronarias que llevan sangre al corazón y las arterias de las piernas y de los pies, causando que esto vasos sanguíneos se endurezcan y tapen provocando embolias.
 Gastritis, úlcera de estómago o duodeno, disfunción eréctil con impotencia, osteoporosis.
 Mal aliento, oscurecimiento de los dientes y de las uñas.

El tabaquismo puede aumentar el riesgo de desarrollar el endurecimiento de las arterias y los ataques del corazón de varias maneras. Primero, el monóxido de carbono puede dañar las paredes internas de las arterias, originando acumulaciones grasas en ellas. En un cierto plazo, esto hace a los vasos sanguíneos volverse angostos y endurecer. La nicotina puede también contribuir a este proceso. El fumar también causa varios cambios en la sangre que hagan más probablemente la presencia de coágulos y ataques del corazón. (http://www.americanheart.org/presenter.jhtml?identifier=4753)

Tabaquismo y anticoncepción. El consumo de tabaco ejerce un efecto multiplicador de los riesgos cardiovasculares que presentan los anticonceptivos orales. Por ello, la probabilidad de padecer un infarto se multiplica por diez en las mujeres que fuman y siguen este método anticonceptivo. Las mujeres que fuman sufren un adelanto medio de la menopausia de entre dos y tres años con respecto a las mujeres que nunca han fumado, aumentando paralelamente el riesgo de osteoporosis. http://dejar-de-fumar.org.es/datos-tabaquismo.html

Los fumadores pasivos, son aquellas personas que conviven con los fumadores y que sin fumar tienen los mismos perjuicios que los adictos e incluso, con peores consecuencias. Se ha demostrado que el tabaquismo causa Leucemia en los niños de padres fumadores.

En los hijos de padres fumadores se ha observado un aumento de las enfermedades respiratorias y una disminución de la función pulmonar. El riesgo de cáncer de pulmón está elevado en los adultos expuestos pasivamente al humo de cigarrillo.

La identificación del Aire Contaminado por Humo de Tabaco (ACHT) como carcinógeno para los humanos, realizada en el año 2002 por la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer (IARC) dependiente de la OMS, refleja la unanimidad existente en toda la comunidad científica internacional respecto a este problema.

La combustión del tabaco origina un tipo de humo que contiene más de 4.000 sustancias químicas. De ellas, más de 50 son carcinógenas. De manera específica el IARC ha identificado 69 agentes carcinógenos en el humo del tabaco, de ellos:
 11 son carcinógenos para los humanos.
 7 son probablemente carcinógenos para los humanos.
 49 son carcinógenos para los animales (no está probado para los humanos).

Entre estas sustancias carcinógenas (que producen cáncer) se incluyen:
 Alquitranes: Utilizados para asfaltar carreteras y calles.
 Arsénico: Veneno mortal muy potente.
 Cadmio y níquel: Utilizados en baterías.
 Cloruro de vinilo: Discos de vinilo.
 Creosota: Componente del alquitrán.
 Formaldehído: Conservante orgánico usado en laboratorios forenses y
anatomía patológica.
 Polonio 210: Radioactivo.
 Uretano: Utilizado para embalajes.
Otros tóxicos irritantes para los ojos y las vías respiratorias superiores:
 Amoniaco: Utilizado en los limpiacristales.
 Acetona: Disolvente tóxico.
 Acroleína: Potente irritante bronquial y causa de enfisema.
 Cianuro de hidrógeno: Veneno mortal utilizado como raticida.
 Monóxido de carbono: Mortal en espacios cerrados cuando hay una combustión deficiente (calderas, estufas, braseros,...).
 Metanol: Utilizado como combustible de misiles.
 Tolueno: Disolvente tóxico.
http://dejar-de-fumar.org.es/datos-tabaquismo.html

Síndrome de Abstinencia a la Nicotina.
Es el conjunto de síntomas que aparecen al dejar de fumar. Estos síntomas son diferentes en cada persona, pero en la mayoría son llevaderos. LO QUE SI ES SEGURO , ES QUE EN UN PLAZO ENTRE 15 Y 20 DIAS PASAN
TOTALMENTE.

Los síntomas que se presentan en el Síndrome de Abstinencia a la Nicotina,
son:
 Estado de ánimo deprimido o con ansiedad
 Insomnio
 Irritabilidad o frustración
 Dificultad de concentración
 Impaciencia o nerviosismo
 Disminución de la frecuencia cardiaca
 Aumento del apetito

10 Reglas de oro para dejar de fumar:

1. Fija una fecha y cúmplela. Muchas personas lo han dejado de golpe, es lo que funciona mejor.

2. Cambia la rutina. Recupera todas las actividades que te gustan y tienes olvidadas. Distráete de fumar, planea algo agradable para todos los días.
3. No busques excusas. Hoy es el mejor día para dejar el tabaco, por tu bien, pero sobre todo, por el bien de tus seres queridos.

4. No te fumes ningún cigarro. Si enciendes un cigarro pensando que será uno nada más, tienes un 90% de riesgo de recaída.
5. Piensa positivamente. Piensa en la ventaja de quitarte este riesgo para tu salud y la de los tuyos.

6. Apóyate en tu familia y tus amigos. Pide ayuda a fin de no te ofrezcan fumar, o en su defecto que minimicen tu esfuerzo de dejar de fumar. Es mentira que no pasa nada. El adicto siempre buscará aprobación para evitar culpa.

7. Haz deporte. Mantente activo(a), cualquier actividad por pequeña que sea hará que te relajes, mejorará tu peso corporal y tu estado físico en general. Hará que te veas mejor.

8. Bebe agua. Por lo menos un litro y medio al día para hidratarte. Evita el alcohol, los refrescos y el café.

9. Controla tu comida. Evita alimentos que te suben de peso como lo son los azucarados, salados, grasosos, alimentos chatarra, refrescos, etc. Consume una fruta con cada comida y verduras en las cantidades que gustes.

10. Piensa: HOY NO FUMO. Esta es tu meta más importante el día de hoy. Repítelo frecuentemente. Atesora los días que has permanecido sin fumar, de esta forma es difícil que atentes contra tu tesoro.

Dejar de fumar SI SE PUEDE, yo lo he hecho. Sólo es cuestión de tomar la decisión y de pensar que vale la pena por muy difícil que pueda ser. En tus manos tienes el futuro de tu salud y la de tu familia.

Dr. Carlos P. Baquedano Villegas
Ex – Fumador

1 comentario: